Inicio Motorsport Dakar Un impacto de 28G hace abandonar a Sainz

Un impacto de 28G hace abandonar a Sainz

El Dakar esconde siempre algo en sus mangas, un recorrido en el que en cualquier instante te puede vencer por fácil que parezca la zona.

Algo así sucedía antes de completar el PK 6. Carlos Sainz circulaba surcando una zona de dunas hasta que en una pequeña cresta que a priori no presentaba demasiada dificultad todo cambió.

Un impacto de 28G hace abandonar a Sainz

Odisea sin éxito

Ahí empezaba el fin del Dakar para Sainz y Cruz. Tomaron la duna a una velocidad considerable que les impulso en un vuelo cuyo aterrizaje sería más determinante que nunca.

El golpe seco de morro hizo que el Audi clavara el frontal en la arena provocando un vuelco que dejaba al coche “panza arriba”.

Lucas Cruz salía rápidamente por su lado, mientras Carlos Sainz hacía lo propio por la zona del conductor. Mostrando ya evidencias del dolor que estaba provocando el impacto en su cuerpo.

En un primer momento no parecía un accidente que fuera a provocar el abandono del equipo español, a pesar de que los daños en la carrocería del Audi eran más que evidentes.

Pero la clave era el impacto que había sufrido el chasis en ese golpe seco frontal conta la arena.

Carlos y el helicóptero

Con la ayuda de los espectadores que por fortuna se encontraban cerca pudieron poner nuevamente sobre sus neumáticos al coche totalmente destrozado.

Sainz con el teléfono en mano mientras informaba a las asistencias y la organización no cesaba de alertar al resto de participantes del peligro que se ocultaba bajo esa aparentemente inofensiva cresta de arena.

Los dolores en la espalda del piloto eran constantes y en aumento, al igual que el costado derecho del tórax. Además Carlos sumaba ya un accidente anterior y la dureza de las primeras etapas llenas de piedras.

Por todo ello el equipo médico decidió que Sainz volara en helicóptero hasta el hospital para ser sometido a un examen más riguroso en la capital del país, Riyadh.

En principio debería someterse a un intenso chequeo en la espalda antes de regresar a España, o eso es lo que habían planificado desde la organización.

Pero de repente en pleno vuelo Carlos solicitó al piloto del helicóptero que diera media vuelta y que regresara al punto del accidente. Que su intención era la de estar junto a Lucas Cruz esperando la llegada de la asistencia del equipo Audi para intentar reparar el coche.

Les dijo que los dolores habían remitido y que prefería no seguir volando hasta el hospital. Más tarde llegaría una segunda versión complementaria de lo sucedido que apunta a que el piloto del helicóptero recibió unas coordenadas erróneas para volar al hospital.

Un hecho que podría haber sido una “indicación” clara de que mejor regresar al punto de partida, tal y como fue al final.

Abandono definitivo

A pesar de todo el esfuerzo realizado no hubo solución positiva. Trabajaron intensamente sobre el terreno para reparar el Audi que entre otros elementos perdía la puerta del copiloto en el impacto.

Consiguieron llegar al campamento por carretera dentro del tiempo establecido por el reglamento. Sin embargo los daños estructurales en el Audi eran definitivos.

Los 28G que los técnicos del equipo alemán calcularon que había recibido el chasis en el impacto, fueron determinantes para que no pudieran continuar en el Dakar.

Las dunas de ese tipo hay infinidad, pasamos 70.000 durante el rally, pero hoy he juzgado mal la velocidad, no pensaba que estaría ese agujero y de hecho dos metros a la izquierda no lo había y dos metros a la derecha lo había . Es culpa mía y de nadie más“, reconoció Sainz.

Estoy bien, con el cuerpo dolorido después de este segundo aterrizaje duro. Han sido unos días de impactos. Este ha sido de 27-28 G. Al principio tenía bastante dolor en la zona que ya me dolía de antes, pero al final se me ha ido pasando poco a poco“.

Como a los 10 minutos, el helicóptero ha tenido que aterrizar por que el piloto tenía que poner las coordenadas del hospital. Ha aterrizado, me he girado y le he dicho que quería intentar llevar el coche a la asistencia, y ver si esta noche me encontraba mejor… Es lo normal el intentar seguir y traer el coche. Desgraciadamente, el coche no tenía arreglo“.